Delta del Ebro

El Parque Natural del Delta del Ebro es la zona húmeda protegida más grande de Cataluña, con unas 7800 hectáreas, donde los arrozales cobran un color diferente dependiendo de la época del año en la que estemos, y se convierten en un polo de atracción de una flora y fauna riquísimas.

Más de 760 especies diferentes de flora, donde destacan los cañizos, los juncales, los eucaliptos y las madreselvas de río. Buena parte de esta vegetación ha tenido que adaptarse a las condiciones extremas y colonizar dunas, suelos salinos o zonas de lagunas. La fauna del Delta, básicamente aves, incluye entre 50,000 y 100,000 especímenes de casi 400 especies de pájaros.

La singularidad del delta se expresa a través de su realidad física, geográfica y natural, pero también por la especificidad de sus tradiciones, cultura, patrimonio arquitectónico e historia.

¿Preparado para descubrir un universo horizontal? Los caminos y senderos del delta son accesibles en bicicleta y algunos también son accesibles para personas con movilidad reducida.

  1. Poblenou del Delta — Este pueblo destaca en el entorno como un oasis, con sus casas blancas y patios ajardinados.
  2. El Trabucador — Su arenal de 6,5 km se alarga hasta la Punta de La Banya. Es uno de los espacios más frágiles del Delta.
  3. Deltebre — Esta población tiene uno de los centros de información y museos del parque (el otro se halla en Poblenou).
  4. Punta del Fangar — Un arenal desértico donde los espejismos hacen aparecer y desaparecer islas, dunas y riachuelos.